ABRIL


LAS ABEJAS

Es en éste mes cuando comienza el fenómeno de la

enjambrazón, la migración de un sin número de abejas con su reina para formar otra colmena, se produce cuando las princesas están ya prontas a nacer; en aquellos momentos se evidencia un apogeo en la colmena, una superabundancia, una superpoblación, una prosperidad que desemboca en la migración de una parte de la colmena junto a su antigua reina. La reina se va y deja su lugar a una de sus hijas-princesas que deberán luchar por el trono.
Cuando vemos un enjambre volando o posado en alguna parte, se trata de una migración de abejas junto a su reina, que se han marchado a fundar una nueva colmena. 

Leamos un  bello pasaje del investigador poeta (Mauricio Maeterlinck) para impregnarnos mejor de lo que ocurre durante la migración del enjambre:


 “Es el delirio del sacrificio, quizá inconsciente, ordenado por el dios; es la fiesta de la miel, la victoria de la raza y del porvenir; es el único día de regocijo, de olvido y de locura; es el único domingo de las abejas. También parece ser el único día en que comen a saciedad y conocen plenamente la dulzura del tesoro que reúnen. Parecen prisioneras liberadas y súbitamente transportadas a un país de exuberancias y esparcimientos. Rebosan de júbilo y no son dueñas de sí mismas. Ellas, que nunca hacen un movimiento impreciso o inútil, van y vienen, salen y entran y vuelven a salir para excitar a sus hermanas, ver si la reina está pronta, aturdir su espera. Vuelan mucho más alto que de costumbre y hacen vibrar en torno del colmenar las hojas de los grandes árboles. No tienen ya temores ni cuidados. No son ya ariscas, meticulosas, recelosas, irritables, agresivas, indomables. El hombre, el amo ignorado, a quien nunca reconocían y que no logró domarlas sino doblegándose a todas sus costumbres de trabajo, respetando todas sus leyes, siguiendo paso a paso el surco que traza en la vida su inteligencia siempre dirigida hacia el bien de mañana, y que nada desconcierta de su fin, el hombre puede acercarse a ellas; rasgar la cortina dorada y tibia que forman en torno de él sus zumbantes torbellinos; cogerlas en la mano como un racimo de fruta; son tan mansas, tan inofensivas como una nube de libélulas o de falenas, y en ese día, dichosas, sin poseer nada, confiadas en el porvenir, con tal que no se las separe de su reina, que lleva en sí ese porvenir, se someten a todo y no lastiman a nadie”.


Durante la enjambrazón, las abejas permanecen totalmente pacíficas, no pican, pierden todo su carácter agresivo, muy frecuente en las cercanías de la colmena o de la reina. Es como si se olvidaran de si mismas, embriagadas. “Es el tiempo en que el apicultor puede tomar el racimo sacudiendo la rama; las abejas caen como frutos sobre el cajón del campesino”. Si no hay nadie que lo recoja, como ocurre cuando no hay hombres, el racimo de abejas esperará a que vuelvan las exploradoras que partieron en todas las direcciones buscando un buen lugar para instalarse en lo que será la nueva colmena. 


EL CAMPO

Del latín "aprire", abrir. El nombre de este mes alude a la primavera y con ella el despertar de flores y plantas que en Roma tenía lugar en estas semanas.
Abril es el mes de la primavera, empiezan a florecer los campos, los días alargan pero las noches son frías. Se alternan días lluviosos con días soleados. Es un mes de contrastes, lo propio de la primavera. "Sale marzo y entra abril, nubecitas a llorar y campitos a reír". 

Es época de cosechar: apio, habas, guisante, espárrago, cebolla temprana, hinojo, etc. y de sembrar la huerta: berenjena, tomate, pimiento, albahaca,
tomillo, lavanda, cilantro, cebollino, judías, coles de bruselas, endivias, espárragos, calabacines, calabaza, apio, cardo, escarola, maíz, girasol, fresones, melones y sandías. 
Plantación de esquejes de frutales: perales, manzanos, groselleros, etc. Abonar los árboles adultos.

EL APICULTOR

El fin del manejo de las colonias es ayudar a las colonias a crecer hasta su nivel máximo durante la mayor afluencia de néctar y a sobrevivir la época de escasez. Las colonias bien manejadas aseguran el mejor rendimiento para el apicultor.

El primer paso del manejo apícola es encerrar las abejas dentro de una colmena que se presta al manejo. Ya establecida la colmena se debe inspeccionar con frecuencia y manejar según lo que necesita. El manejo rutinario se divide en tres categorías, el manejo durante el aumento, el manejo durante la cosecha, y el manejo durante el periodo de escasez.

Cazar enjambres es la forma más fácil y menos costosa de obtener las abejas. Se espera que las abejas se metan en una colmena de caza, o se busca un enjambre que se ha agrupado.

Si un enjambre se mete por su cuenta en una colmena de caza, normalmente allí se queda. Un enjambre agrupado se puede forzar facilmente a entrar a una colmena, pero no siempre se queda. Para encerrar dentro de una colmena un enjambre agrupado, se sacuden las abejas dentro de o enfrente de la colmena. Si el enjambre está en un arbusto o una rama baya, se quita algunas de las barras superiores de la colmena, se coloca debajo de las abejas y se sacude para que caigan dentro.
Para asegurar que el enjambre vaya a permanecer en la colmena hay que asegurar que la reina esté en la colmena. Si las abejas regresan al sitio del enjambre o se agrupan en otro lugar, es porque la reina está en la agrupación. 



También en Abril: "Un libro y una flor"

Desde 1930, cada 23 de abril se celebra en España la fiesta del libro. Esta fecha corresponde a la muerte de Cervantes, de Shakespeare y de Inca Garcilaso de la Vega en 1616, pero además es el día de San Jorge, fiesta muy arraigada en España, especialmente en algunas regiones como Aragón y Cataluña. Con el paso de los años, ambas efemérides se unieron y surgió la costumbre de intercambiar libros por flores simbolizando con ello no solo la leyenda de San Jorge si no también su coincidencia con la llegada de la primavera. Más recientemente (en 1995), siguiendo la iniciativa de la Unión Internacional de Editores, la Unesco ha declarado el 23 de abril el día internacional del libro y los derechos de autor.
Fuentes:
Viviendoelcampo
Hipernova
Beekeeping

 Calendario Apicola (Nofre Mir Ribas)

 El tema principal de este mes es controlar el emjambrazón, si sale un enjambre la población de la colmena disminuirá en un 50% aproximadamente y la producción de miel se verá también fuertemente reducida, no digamos si detrás del primer enjambre salen dos, tres o cuatro más, cosa habitual si se deja seguir a las abejas su instinto natural de reproducción.
Si se van los “obreros de la fábrica” la producción baja proporcionalmente al número de trabajadores que han huido. Está claro que tenemos que parar al máximo la salida de enjambres de nuestras colmenas, lo cual se una tarea laboriosa y constante durante el periodo de los enjambres, aun así difícilmente conseguiremos que no enjambre alguna.


 Algunas de las técnicas u operaciones “fáciles”, a veces combinadas, que podemos usar para disminuir el número de enjambres, son:
- Igualar las colonias en cría y población adulta. Traspasando cuadros de cría operculada de las colmenas más pobladas a las que lo son menos (vigilando que las débiles no estén enfermas y no sean zanganeras) o poniendo las flojas en el lugar de las más fuertes. De este modo se equilibran las colmenas, se debilitan las fuertes en favor de las débiles.
El principal inconveniente de esta técnica es el peligro de contagio de enfermedades.

- Destruir las celdas reales. Esta operación se tiene que hacer cuando la colmena ya ha empezado la construcción de celdas de reina. Recordamos que dentro de las celdas destinadas al nacimiento de una reina, es donde se encuentra la jalea real, por lo tanto es mejor recortarlas con un cuchillo, para después en casa tranquilamente extraer el preciado producto. Al realizar esta operación de destruir las
celdas reales, se tiene que tener en cuenta, la existencia o no de huevos, la presencia de huevos nos indica que la reina vieja está todavía presente, por lo tanto tenemos que quitar todas las celdas reales.

 A la semana repetir la inspección, si sigue la construcción de celdas de reina, cosa muy probable, y se observan huevos frescos, es señal de que las ganas de enjambrar aún siguen, tenemos que
pasar al desplazamiento, explicado en su punto siguiente, si en caso contrario no se observan huevos, nuestra actuación tiene que ser diferente puesto que la reina vieja no está ( la han matado, ha salido un enjambre,...), en este caso no tenemos que quitar todas las celdas reales, tenemos que dejar dos o tres, para asegurar el nacimiento de una nueva reina. A la semana tenemos que volver comprobar que no hay un exceso de celdas de reina, construidas a partir de la cría dejada a la visita anterior y respetar las dos o tres celdas reales mismas, ya no
habrá cría joven, por eso es imposible la construcción de nuevas celdas reales. Hemos parado el enjambrazón.
- Desplazamiento de colmenas con fiebre enjambradora. El desplazamiento nos sirve para igualar la fuerza de las colonias, pero también es muy útil para frenar el enjambrazón. El desplazamiento es muy efectivo cuando una colmena empieza a prepararse, tiene celdas reales sin opérculo. Este desplazamiento nos servirá para evitar perder una buena cantidad de abejas que saldrían con el enjambre y también para reforzar una colmena que por sí misma no daría producción, haciendo que al recibir las abejas que son las recolectoras pueda recoger una buena cantidad de miel.

- Eliminación de la reina vieja. Consiste en quitar o eliminar la reina vieja al inicio de la gran floración. De este modo los insectos prepararán una primera tanda de celdas reales de salvamento a partir de los huevos y larvas tiernas.
Si a la semana destruimos las celdas sobrantes, dejando dos o tres, no habrá posibilidad de enjambre y no tendrán ya larvas jóvenes para criar más reinas.
Las reinas viejas que han demostrado ser de buena calidad, pueden ser guardadas en pequeños núcleos y nos servirán de reserva en caso de alguna baja, que siempre se producen.
- Método de Alin Caillas. Sólo puede ser usado en el modelo de colmena Langstroth o “Perfección” puesto que se tienen que usar dos cámaras iguales. Tenemos que actuar antes de que empiecen las ganas de enjambrar, pero con mucha población y cría. 

El procedimiento es el siguiente: Partimos de una colonia muy poblada e instalada en una sola cámara.
Ponemos a su lado un cajón de las mismas medidas.
Vamos sacando los cuadros, menos dos de cría que los dejamos.
Sacudimos las abejas de cada cuadro a su habitáculo, para dejar la reina.
Estos cuadros sin abejas son pasados al cajón vacío.
De este modo nos queda la cámara donde vivía antes la colonia con 2 cuadros de cría, todas las abejas y la reina. Completamos con cuadros estirados o estampados.
Encima ponemos una rejilla que no deje subir la reina pero si las obreras y encima el cajón nuevo con los 8 cuadros de cría y provisiones, más dos para completar.
Así conseguimos descongestionar la colonia y frenar la enjambrazón, dando lugar suficiente a la reina para poner y espacio para acumular la miel.
En este mes y el de mayo abundan los enjambres, normalmente están colgados en un árbol, también los podemos encontrar en ventanas, cornisas,... Recogiendo algunos enjambres es una buena manera de iniciarse en el manejo de las abejas. Para cosechar un enjambre se tiene que disponer de un recipiente suficientemente grande para recibir las abejas, una caja de cartón es muy útil por su ligereza y consistencia.
Una vez puesta la ropa de protección se pone la caja debajo el enjambre y con la otra mano se da un golpe seco a la rama, el enjambre cae dentro del recipiente (nunca hermético para evitar la asfixia), se tapa y si se ha de trasladar a otro emplazamiento se pone dentro de un saco que permita la ventilación.

También se puede cosechar poniendo la caja encima y dando humo por la parte inferior, este sistema es bastante más lento. Esta manera de actuar facilita las
cosas cuando el enjambre no está colgado a una rama de un árbol.
Cuando tenemos que alojar el enjambre en su habitáculo definitivo, es mejor hacerlo por la tarde y darle un cuadro de cría de otra colmena, de este modo es más difícil que abandone el hogar que le hemos preparado. Tenemos que tener preparada una
colmena ya en suyo emplazamiento y con todos sus elementos incluidos el cuadros.
Se saca la caja de saco con cuidado, se destapa la caja, se gira y se sacude sobre los cuadros haciendo caer todas las abejas, se pone la entretapa dejando una rendija, durante unos minutos, para permitir la entrada de los insectos que quedan volando por
fuera, después ya se puede tapar normalmente.

El alojamiento se puede hacer también volcando las abejas delante de la entrada de la colmena, para ayudarlas a encontrar la entrada se puede poner una tapa en forma de rampa y dar un poco de humo.
Es conveniente quitar las hierbas que van creciendo delante las colmenas y que dificultan las entradas y salidas.
Vigilar que no puedan entrar los escarabajos negros y las mariposas de calavera poniendo una rejilla o plancha dentada.
Si interesa la recolección de polen, este es el mejor momento.
Se tienen que poner temporalmente, unos cazapolen que tienen una rejilla que deja pasar las abejas pero hace caer parte de las bolitas de polen dentro de unos recipientes.
La recogida tiene que ser diaria puesto que el polen igual que la miel, absorbe la humedad ambiental y saca moho.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Presentación

Este blog pretende ser una herramienta que sirva a personas interesadas en el mundo de la apicultura, para apicultores y para escolares que deseen obtener una información complementaria a los talleres que ofrecemos. Hay varios apartados temáticos, explorarlos con tranquilidad: Divulgación general, un apartado para apicultores, con unos artículos mas técnicos y una zona para escolares donde tanto los niños como los docentes encontraran recursos que pueden ser de su interés. Solo somos autores de algunos de los artículos, la gran mayoría están en la red, lo único que pretendemos es unificarlos para hacer un blog temático ameno, en el que sea mas fácil encontrar los temas relacionados con el mundo de las abejas. Siempre que sea posible se pondrá la fuente a la que pertenece el articulo Nuestro único fin es apoyar la divulgación, para que a través de la educación consigamos una mayor sensibilización y concienciación de la importancia que debemos dar a la abeja y reconocer la labor que en este sentido desarrollan los apicultores. Si algún autor no desea que su articulo aparezca en este blog, basta con que se ponga en contacto con nosotros y retiraremos inmediatamente la publicación.